Conductas Obsesivas Compulsivas e Impulsivas

Obsesión, Compulsión e Impulsividad

A veces al tratar la obsesión, compulsión o impulsividad, simplemente se esta tratando un síntoma de una enfermedad primaria: la enfermedad de adicción.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo es un Trastorno de Ansiedad. A veces puede ser difícil diagnosticar el trastorno adecuado para un tratamiento efectivo.

Obsesión

Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes. Aparecen de manera constante y su frecuencia es indeseada. No son preocupaciones normales sobre la vida diaria, y la persona que las sufre trata de deshacerse de ellas y sabe que son producto de su mente.

Compulsión

Las compulsiones son comportamientos o actos mentales. Los actos mentales difieren de los pensamientos en cuanto a que son una actividad en sí misma, como contar, recitar el abecedario o rezar. Se realizan repetitivamente, en respuesta a una obsesión o a ciertas reglas que se han de seguir estrictamente.

Son conductas que nos vemos obligados a hacer aunque sepamos que racionalmente no tienen sentido, pero cumplen una función: alivian el estrés causado por la obsesión. Se realizan para prevenir o aliviar el malestar provocado por una situación concreta, pero no están relacionadas de forma realista con esa situación.

Impulsividad

Un impulso es una conducta muy difícil de frenar. En el trastorno de control de los impulsos, el síntoma raíz es la imposibilidad de frenar una conducta, deseo o tentación -un impulso- a pesar de causar perjuicio sobre los demás o uno mismo.

Antes de que la conducta nazca, ocurre una activación emocional intensa. El sentimiento mientras se realiza es de placer, pero cuando la conducta acaba aparecen sentimientos de culpa o arrepentimiento.

Pueden ser ataques de ira (trastorno explosivo), cleptomanía, juego patológico, piromanía, tricotilomanía (arrancarse el pelo) y, en definitiva, cualquier conducta impulsiva que derive en el malestar de un trastorno.

 

El consumo prolongado de drogas como el alcohol, la cocaína, el THC o las benzodiacepinas puede provocar cambios químicos y estructurales en el cerebro y el consumidor, en abstinencia, puede presentar los síntomas típicos de un Trastorno Obsesivo-Compulsivo o del Control de los Impulsos.

Es importante identificar la enfermedad primaria con el fin de llevar a cabo el tratamiento más adecuado para la persona que sufre.

La comorbilidad es la coexistencia de dos o más enfermedades en una persona. En el mundo de la adicción, se le denomina patología dual. La patología dual es extremadamente común por la propia naturaleza de la adicción: las sustancias provocan cambios en el cerebro que se manifiestan con síntomas de distintos trastornos. Por ello, es muy importante tener en cuenta los patrones de consumo y la posibilidad de existencia de un trastorno de adicción cuando se tratan otras condiciones.

En Centra, llevamos a cabo un tratamiento integral, teniendo en cuenta la condición específica del individuo y diseñando un tratamiento sofisticado y totalmente personalizado, que trate los síntomas, y sobre todo el origen de los mismo, de manera eficaz.

Si estas consumiendo alcohol u otras drogas mientras te tratas, sin éxito, la obsesión, compulsión o impulsividad, quizás tu problema sea de adicción.

Contacto

Edif. El Torreon. C/ Anochecer, 2
28223, Pozuelo de Alarcón

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR